Sin categoría

SANIDAD PÚBLICA O PRIVADA.

Cuanta gente acude a una clínica privada en busca de una segunda opinión, confiando en que el médico que les trate tenga una mejor formación o más experiencia… no sé, en conclusión que como es una clínica donde se paga por sus servicios, el profesional tiene que ser más listo y más guapo, y estar más preparado que el de la Seguridad Social, claro.
Así que entras en consulta y… SORPRESA!!! Es uno de los médicos que te ha atendido en la Seguridad Social. OMG.
Cuantas veces nos ha pasado algo parecido o hemos oído hablar de algún caso así.

Afortunadamente, en España, tenemos unos profesionales increíbles en nuestra sanidad pública, médicos muy preparados que en algunos casos tienen sus propias clínicas privadas, y que con ello pueden facilitar a los pacientes que no hayan tenido la posibilidad de ser atendidos por ellos, el hacerlo. Porque todos hemos oído hablar o nos han recomendado algún especialista en concreto y aunque lo hemos solicitado en la Seguridad Social, no siempre hemos conseguido que nos trate.

Por tanto, los especialistas, van a ser igual en la privada que en la pública, y con respecto al material, la sanidad pública está mejor equipada, pues ante una complicación nos trasladarán rápidamente a un hospital público, donde van a tener los aparatos y los protocolos adecuados para sacar adelante nuestro parto.

En la clínica privada vamos a poder elegir a nuestro médico, vamos a estar más “mimadas” (para eso pagamos), podremos tener más intimidad, con nuestra propia habitación, las visitas tendrán más libertad para acompañarnos, y casi todo va a ser más confortable.
En circunstancias normales, la privada será una buena y cómoda opción, siempre y cuando te la puedas permitir económicamente.

Sin embargo, mis experiencias en lo público no han sido malas. En general el personal ha sido correcto e incluso amable (bueno, ya sabéis, siempre hay gente con peor carácter) pero incluso siendo atendida por alguna más sota que otra (disculpémoslas, bastante tienen con ser así) yo prefiero pasar alguna pequeña incomodidad durante algunos días, pero estar desde el primer momento allí por si surgiese alguna complicación y hay que tomar cualquier decisión inmediata.

Recordad que nuestro cuerpo es una maquinaria muy precisa, y cualquier pequeño fallo es difícil de subsanar por nosotros mismos, para eso tenemos a personal que sabe.

Así que… Clínica Privada SI, para pruebas rápidas, elección específica de especialista y comodidad. Y Hospital Público SI, para el seguimiento de mi embarazo, el momento del parto y cualquier complicación.

Vamos que en general, tenemos una Sanidad pública muy buena, quizás un poco colapsada, pero con unos profesionales de bandera ante los cuales debemos estar agradecidos por ejercer esta profesión tan vocacional que al fin y al cabo no deja de ser sino ayudar a los demás.

SEA CUAL SEA TU DECISIÓN, QUE TENGAS UN BUEN PARTO HERMOSA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *