Sin categoría

COSAS DEL EMBARAZO

El embarazo….. Ese estado ideal de la mujer, tan maravilloso y feliz, en el que se disfruta tanto, volamos y vemos angelitos y pajaritos…… (UNA MIE……)

Vamos a ver, rompamos mitos y estereotipos. Aquí todas las que hemos pasado por al menos un embarazo, sabemos que no es todo tan maravilloso como te lo cuentan, sobre todo el primero.

Empecemos por el principio: Tu pareja y tú (o tú sola como madre soltera) habéis tomado la decisión de ser papás. Estáis ilusionadísimos, has conseguido quedarte embarazada y comienzan los malestares y malas ganas mañaneras (que a veces no sólo son mañaneras), pero bueno, sabes que generalmente son pasajeras y que sólo durarán el primer trimestre.

Pasado el primer trimestre, comienzas a notar tu tripita un poco más hinchada de lo habitual ¡Que ilusión! ya se empieza a ver evolución. Las revisiones salen favorables y todo sigue adelante con deseo y alegría.
Poco después empezarás a notar algún movimiento y esa sensación de tenerlo dentro, de compañía y de emoción de estar creando una vida, te acompañará hasta el final.

Tu cuerpo empieza a aumentar, si tienes suerte y te cuidas mucho, sólo tu barriga, pero en general, tu cuerpo aumenta.

Pronto empiezas a cambiar la talla de pantalón, y tus sujetadores y blusas por otras más amplias que no aprisionen eso que pronto no serán tetas, serán más bien ubres.

Y los vestidos tan graciosos de premamá que te has ido comprando, también te aprietan.

Te sentirás con más sueño, más cansada. Y tu vida seguirá siendo la misma, y te seguirán exigiendo lo mismo en el trabajo, la casa, tu vida social etc..

Seamos honestas, o tienes a alguien que te lo hace todo y te permita llevar un embarazo sin esfuerzos o el embarazo es cansado, incómodo y a veces hasta frustrante.

Vamos, que difiere mucho del estado ideal que nos han ido contando, por lo menos para una mujer independiente y trabajadora.

Se puede llevar una vida normal PORSUPUESTO, no somos enfermas, pero tenemos que saber nuestras limitaciones.

Tenemos una barriga y un peso considerable, que nos produce, dolor de pies, de riñones, incomodidad, por no hablar de nuestro cambio físico…

Si eres presumida, es algo de lo que te tienes que mentalizar (a mí me costó asumir que ya no podía llevar tacones. Buaaaaa)

Cierto es, que cuando decides tener un hijo y te quedas embarazada, sabes que vas a engordar, correcto, que se te van a hinchar los pechos, la tripa, y las caderas, correcto, pero de la teoría a la práctica…..

Al principio te puede hacer gracia, incluso ilusión (¡¡Mira cómo se me están poniendo las tetas!!) te habrás dicho más de una vez frente al espejo (!!Mira como me va creciendo la tripita¡¡).

Pero van pasando los meses y eso no solo crece, SE DEFORMA, salen estrías, no te ves los pelos del “juju” para recortarlos, y los pies….. Quien cuidara ahora de ese jardín y mis cada vez más hinchados pies?

No es de extrañar que muchas mujeres no quieran tener más hijos, aunque creo que eso lo deciden después de haber pasado por el parto y los primeros meses de crianza. Jajajajajjaja.

No os asustéis mamás primerizas, todo es cuestión de ACTITUD. TODO.

Tómate cada cambio con amor, paciencia y humor, piensa que eso es parte de la nueva vida que llevas dentro, y que aunque te parece imposible, cuando nazca todo eso te importará mucho mucho menos.

DISFRUTA DE TU EMBARAZO, HERMOSA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *